Evidentemente, llegados a este punto, no hubo nadie que no concluyera que la sorprendente frialdad de Hincapié no era sino síntoma de que él era uno de los 10 que habían delatado a Armstrong ante la USADA. Avalaba también esta interpretación el hecho de que tanto Hincapié como Leipheimer, Zabriskie y Vandevelde, todos ellos excompañeros de Armstrong, renunciaran conjunta y súbitamente a ser seleccionados para los Juegos de Londres por Estados Unidos. Según fuentes conocedoras del caso, para acusar a Armstrong, el único ciclista perseguido por la USADA, los cuatro debieron a su vez reconocer que se habían dopado ellos también. Fue una negociación, relatan las fuentes, muy a la americana: o acusáis a Armstrong u os sancionamos a vosotros, porque Landis y Hamilton —dos excolegas ya retirados y habladores— nos han dicho lo que hacíais vosotros también. La confesión está sancionada con dos años de suspensión, pero, según las mismas fuentes, por su buena conducta a los cuatro, y también a Jonathan Vaughters, el manager del Garmin y también miembro de la lista de colaboradores, se les redujo la sanción a la cuarta parte, seis meses, con derecho a elegir las fechas de cumplimiento —después del Tour, pues los cuatro participan este año, y sin Juegos— y se les prometió mantenerlo en secreto hasta al menos septiembre, cuando se viera obligada la USADA a enviar a Armstrong todas las pruebas de cargo.”
Carlos Arribas, a El País.

Un récord en mitad de la tormenta | Deportes | EL PAÍS

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s