Son tantos los ataques recibidos, es tanto el daño interno que le ha causado, que Laporta pretendió revestirse, a partir de un determinado momento, de una coraza de inmunidad. Diríase que Laporta se ha vuelto insensible al dolor y el escarnio públicos. Cree Laporta que nadie le puede hacer ya más daño del que ha sufrido. Y quizá sea este su error más decisivo.

¿Por qué, Jan? · ELPAÍS.com

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s